The Urban Roosters
Cultura Hip Hop Noticias

#1s: EL PRIMER GRAFITERO DE LA HISTORIA

agosto 1, 2020

author:

#1s: EL PRIMER GRAFITERO DE LA HISTORIA

Rayar es sinónimo de rebeldía, una forma de gritar con pintura, de enfrentarse al mundo armado solo con una lata de spray. ¿Pero te enfrentarías a un emperador que podía mandarte a la horca solo por tus ganas de taggear tu nombre? Probablemente tu respuesta sea no, porque es una locura. Pero la locura nació para cambiar las reglas. O al menos así lo pensó Joseph Kyselak, un joven viajero y montañista austriaco cuando el emperador Francisco I, de Austria, lo llamó para condenarlo por taggear su nombre en todo el imperio. Pero Kyselak estaba preparado para grandes desafíos, por eso en la misma audiencia, y sin que nadie se diera cuenta, aprovechó un descuido para taggear su nombre en el escritorio del Emperador. Sí, lo hizo. Y no lo condenaron.

Y es que la vida de Joseph Kyselak fue un desafío constante, por eso comenzó su travesía grafitera en 1825, cuando renunció a un acomodado trabajo para viajar por todo el imperio solo con el objetivo de rayar IKyselak (“Yo soy Kyselak”). Y así fue como durante 7 meses recorrió más de 120 ciudades, dejando su nombre en iglesias, castillos, puentes y algunas de las montañas más altas de Europa, donde aprovechó su experiencia como montañista para pintar con óleo su nombre. Pero su obra maestra no estaría en el viaje, sino en el castillo del Emperador, cuando su último tag sobre el escritorio mostró que el graffiti nació sin pedir permiso.

Así Joseph Kyselak se convirtió en el grafitero de la historia. Y es que una gran obra siempre comienza con un boceto, pero Kyselak no solo creó el boceto, también puso las reglas sobre cómo pintarlo. Porque cada línea sobre un muro también es una forma de derribarlo

 

Cornbread y el comienzo de la historia del graffiti moderno

Para hablar del graffiti en el marco de la cultura hip hop hay que pasar por un personaje clave: Darryl McCray. Si no hubiera sido por Cornbread -el apodo que le dieron durante su paso por un correccional de menores- el graffiti como lo conocemos no existiría. A mediados de los 60, después de recuperar la libertad, este joven se enamoró de una chica llamada Cynthia Custuss. Para ganarse su afecto escribió “Cornbread Loves Cynthia” en todo el área local. Al descubrir que disfrutaba de hacer esto, continuó taggeando con su nombre todo Filadelfia, incluyendo un avión que pertenecía a los Jackson 5 y hasta un elefante en el zoológico local, lo que resultó en un arresto. Para ese entonces, muchos lo imitaban, dando origen a un movimiento que se expandiría por todo el mundo.

Ya lejos de sus días de tagging, McCray desarrolló una estrecha relación con el Programa de Arte Mural de Filadelfia. Hoy es conferencista y defensor de la juventud.

Artículo redactado por @comte_con_eme, miembro de la Urban Roosters Army.

A %d blogueros les gusta esto: