The Urban Roosters

BNET: EL HOMBRE DE HIELO

Es el chico de moda en el freestyle español, una de las mayores promesas de la nueva generación y uno de los dieciséis aspirantes a llevarse el cinturón internacional. Bnet fue la gran sorpresa de la nacional de España, competición que ganó sin despeinarse, caminando tranquilamente hacia la final. Él solo tenía un objetivo: rapear. Cuando Mbaka lo anunció como ganador y Queen Mary levantó su brazo, su cara mantuvo la misma expresión, como si no le importase mucho. Es como Raikkonen conduciendo a toda velocidad o como D’Angelo Russell diciendo lo de «ice in my veins» tras marcarse un partido de 39 puntos.

Su estilo es una belleza técnica y un ejemplo claro de lo que es la improvisación pura. Destaca por su calidad de rapeo, sus métricas, estructuras y su contenido. De la recopilación de Force escogeremos lo más destacado a gusto personal. En el vídeo encontramos dos freestyles no competitivos (uno con DJ Sunshine y otro en el Batmowli), en los que se divierte jugando con la instrumental. Cuando se relaja, Bnet saca su mejor nivel y combina todas las cualidades mencionadas anteriormente: «retocaba cada frase, no es un reto, pana. / Meto cada frase retocada y por eso, como Eto’o, cada gol va dentro, / por supuesto, y el control perfecto. / Ruud van Nistelrooy mientras Ramos me pone el centro». Ante esta locura, Errecé pone cara de incredulidad, y no es para menos: Bnet juega con la iteración vocálica, evoluciona las terminaciones y alarga las estructuras hasta conseguir un torrente hipnótico de rimas y, encima, sin relleno.

En el coche de Mowlihawk suelta frases como «ellos van en un Clio, yo en el Mercedes contigo, / el sitio me lo ceden y ahora todos son testigos. // Que no pueden, solo se lo huelen / vienen con este sonido, golpeo como Mayweather, caen dormidos. / Dime si ellos pueden, puede que hasta sobrevuele / pobre, que quiere ese cobre, duele ver que lo has perdido», el improvisador madrileño podría pasarse el día entero rimando sin llegar a aburrir.

Force selecciona otros minutos muy destacados del campeón nacional, como el minuto contra Chema en BDM 2017, la ronda de presentación de la regional de Batalla de los Gallos en Valencia, contra Akres: el famosísimo minuto del «cruz, cara» que muestra de nuevo sus habilidades como rimador. También el minuto contra Mowlihawk, también en BDM, en el que demostró que, si se trata de ridiculizar a su rival, él también puede; o contra el mismísimo Walls, en la nacional: minuto que consistía en rimar con los objetos que iban sacando de un baúl y en el que Bnet mandó a su rival de vuelta a Murcia «a recoger melocotones». Todos son buenos minutos, pero quisiera dedicar un apartado especial a su minuto contra Force en la final nacional.

Nos estamos refiriendo a la ronda en que Bnet debía terminar el patrón que Force empezaba. Este formato recuerda al desastre de Neonath vs Reiro, por suerte ya no es 2014 y el freestyle ha evolucionado mucho. La ronda debía servir para demostrar la técnica de cada gallo para culminar un ataque siguiendo la terminación de su rival, y el madrileño dio una clase magistral. Force había empezado dos patrones con la terminación ‘-ado’, rima que se presta al participio y resulta muy sencilla, por lo que Bnet se lo recrimina y le cambia la terminación: «solo haces con el ‘-ado’, ¿qué quieres? ¿que sea el Santi?». A partir de aquí, el campeón toma la delantera y va ganando ventaja en cada intervención.

Sin duda, lo mejor del minuto son los dos últimos patrones. Cuando Force dice «es una instrumental y la estoy fluyendo, / al contrario que esta puta sin talento», Bnet coge la terminación y la amplía con una multisilábica; del ‘-e, o’ que propone Force pasamos a ‘-i, a, e, o’ y saca dos barras con estructura y una gran métrica: «”sin talento”, con el Tirpa dentro, / el Bnet te extirpa y te crispa y entro». Aquí, Force responde muy bien, reta a Bnet a seguir con su multisilábica: «y me crispa dentro, / yo soy un [adventista], un artista selecto».

Fue una decisión arriesgada. El formato hace que los rivales se nutran, más que nunca, el uno del otro. Lo ideal, en la posición de apertura del patrón, sería hacer lo que hizo Force: proponer una terminación complicada que pueda inducir a error al rival. Pero si este acepta el reto y lo supera, el primero sale perdiendo por mucho. Creo que todos sabemos lo que pasó. Bnet no solo superó la prueba, sino que cerró el minuto con el punch más viral de la nacional: «esto que yo siempre pongo el recto, / lo siento, hijo de puta, ¡llevo el Big Bang dentro!». Force ya no pudo recomponerse y Bnet empezó la última ronda sintiéndose ganador. El resto es historia.

 

Artículo redactado por Benjami Heras Pino, miembro de la Urban Roosters Army

A %d blogueros les gusta esto: