The Urban Roosters

#FMSCÓRDOBA: LA VUELTA DEL HARDCORE

En una versión reescrita de “Todos los caminos conducen a Roma, Babasónicos dice en la canción Viva Satana, que todos, en realidad, conducen a Córdoba. Algo tiene esta provincia y esa ciudad, ni hablar de su gente.  Me acuerdo de todo esto de golpe y me resulta gracioso que justamente en ésta, una de las ciudades más antiguas del país -fundada en 1573- hayamos presenciado una vuelta del hardcore, y con ello, un retorno a los valores de la vieja escuela. En un torneo que había privilegiado lo técnico por sobre el punchline, el domingo pareció invertirse la fórmula. En este sentido, vimos ganar tanto a Stuart como a MKS desarrollando un estilo centrado en el golpe directo, pero, más allá de esto, en todas las batallas vimos un renacer de aquellos viejos valores donde el coraje es más valioso que la destreza. Como paradoja, la batalla de Papo vs Dtoke se suspendió y nos quedamos sin la frutilla del postre.

Cuando intento explicar este fenómeno encuentro tres posibles explicaciones: una está relacionada con el mismo devenir de la competencia, en este sentido, todos los gallos fueron subiendo el nivel, incorporando técnicas, destrezas, y lo que en un principio era patrimonio de algunos, ahora ya es un requisito para todos. De este modo, la marca técnica ya no es un rasgo diferenciador y hay que encontrarlo en otro punto. Sin embargo, esta vuelta al hardcore se dio en un torneo donde se cuestionó el golpe básico basado en lo sexual y, supuso, un desarrollo más elaborado.  Pues, a excepción de muy pocos momentos, como en la primera réplica de Trueno y Klan donde abundaron los berretines, este tipo de estilo duro adquirió nuevos matices. Así, Stuart acusó a Replik de de formar parte del monopolio cuando la temática era “influencers”, y Wos, dejó mal parado a Cacha cuando este intentó humillar al oponente poniéndose del lado de Icardi y riéndose de que éste le había robado la mujer a Maxi López. Las mujeres no son objetos, dijo Wos, marcando un cuestionamiento a un pensamiento machista y anacrónico.

La otra explicación es más simple, tanto, que no sé cómo exponerla. Lo intento: hubo un retorno al golpe porque el público cordobés lo quiso. Desde un principio el público festejó y participó alentando y gritando cuando los gallos entraban en este terreno. Tanto lo hicieron que ninguna batalla  parecía cerrada hasta el golpe final. En este sentido, aunque Wos parecía haberle sacado una diferencia a Cacha en puntos, el público pedía réplica. Este último había emparejado la diferencia de puntos con un minutazo -después de un gran minuto de su oponente- y la gente no quería que se termine. En esta misma dirección, Trueno casi le dio vuelta la batalla a Klan a puro golpes sobre el final. De cualquier modo, el público alentaba esta dinámica y -a excepción de la primera batalla- gritaron una y otra vez, para que sigan batallando, tanto, que por primera vez tuvimos una segunda réplica en la batalla mencionada entre Klan y Trueno. Volviendo al principio, esta explicación es simple pero supone un contexto complejo, pues, visualiza la influencia del público en los enfrentamientos en un torneo que cambia de provincia  jornada tras jornada. Un paso más allá deberíamos hablar de la diferencia de criterios que existen de un público a otro, y -por supuesto- de cómo influyen positivamente en los MC que están en el escenario.

La tercera explicación tiene que ver con el momento del torneo, entramos en la etapa final y la lógica parece llenarse de adrenalina. Si en la nota previa hablaba de que ya no existe margen de error para cada uno de los gallos, la sexta jornada pareció ponerlo en evidencia, pues, una constante fue el alto nivel que mostraron todos los participantes, tanto, que las diferencia de puntos en la tabla parecía suspenderse cuando empezaba cada batalla. Pareciera que -a excepción de Papo y Wos que parecen jugar un torneo aparte, allá, en la punta-  cualquiera le puede ganar a cualquiera, y que, el tramo final va a ser muy reñido en relación a la pelea por mantenerse en la liga.

Para finalizar este recorrido y por todo lo dicho, la postergación de la batalla de Papo y Dtoke -por motivos familiares- fue una verdadera pérdida. No sé en qué contexto se realizará, pero este domingo pasado era su escenario ideal. Si en otras jornadas se valoraron y festejaron otras habilidades, en ésta, hubieran sido el mejor presente para un clásico hardcore de siempre.  A pesar de esto, esta ausencia significó un nuevo condimento, pues, a partir de esta suspensión, Wos volvió a la punta y dejó a Papo en un segundo lugar, al menos, hasta que se reprograme el enfrentamiento.

Misionero contemplando el bullicio cordobés. PH: @Ras.Isaac

Replik vs Stuart, el sol del ocaso.

Si bien hubo buenas de ambos lados -fue una jornada con enormes rendimientos- Stuart alcanzó un gran nivel que le permitió por primera vez en el torneo tener un puntaje de planilla que superó los trescientos puntos. Esta es la explicación para que se llevara la victoria ante un MC que sumó acorde a su handicap habitual. Volviendo a la actuación del primero, lo vimos haciendo crecer sus recursos técnicos como el uso del calambur, adornos de doble tempo y sobre todo -o al menos lo que más me llamó la atención a mí- ciertas metáforas rozando lo poético: en una le dijo que él era el sol del ocaso, y por esto, había dejado a su oponente inválido, en otra, lo invitó a cenar pero puso en la comida cianuro. A pesar de esto, su principal arma fue -como es típico de este MC- el punchline y la respuesta en una noche en la que el público quería eso, justamente eso. Por el lado de Replik, si bien sigue improvisando con recursos técnicos estos no parecen generar el efecto que provocaban en las primeras fechas del torneo. Si antes eran muy festejados sobre todo en los minutos libres, el domingo parecieron perder parte de su magia, y solo en algunos intercambios más cortos lograron hacerlo. Otro punto fuerte de este gallo es su cultura general y tampoco estuvo ausente en la noche del domingo, en esta dirección, cuando la temática era mascotas, y luego de que su oponente lo pusiera en ese lugar, Replik -citando indirectamente a las fábulas de Esopo- aceptó ese lugar de mascota pero invirtió el sentido: pues, la mascota disfruta de la vida mientras su amo trabaja. A pesar de lo dicho y de que no puede ganar desde la tercera jornada, esta es su primer derrota directa, las otras, habían sido después de una réplica.

Replik (der.) atacando a Stuart (izq.) PH: @Gonzza.PH

Klan vs Trueno, el perro del hardcore.

Esta batalla fue -en una noche de grandes enfrentamientos- la más emocionante. En un principio era claramente de Klan y, en este sentido, su primera prueba fue muy contundente: corrían las palabras en la pantalla y, a pesar de esto -de que eran de otros, que estaban impuestas- parecían nacer de su propio flow. Si en Rosario había anunciado su vuelta, Córdoba le daba la razón. En esas primeras intervenciones lo vimos fluir de manera técnica y golpeando con mucha coherencia. Luego tuvo algunos baches pero parecía invencible ante un Trueno que intentaba seguirlo de cerca. Cuando Klan conecta su mejor freestyle logra golpes muy creativos que conjugan la claridad del sentido común con la oscuridad de un flow muy particular, casi un grito, un sonido  gutural que hace que sus golpes suenen mucho más fuerte que si los dijera cualquier otro gallo. En estos momentos, justamente, soltó que era el perro del hardcore y que no traía puesta la correa. Este perro desatado que una y otra vez se nombra así mismo con esta imagen encontraría una respuesta, y  sobre el final del a capela,  se le iba a volver en contra. Había llegado la última prueba y Trueno logró armar un ataque con golpes letales. Uno de ellos paró la  batalla y luego, cuando siguió, volvió esa imagen del perro pero esta vez  como la de un “perrito mojado”. Uno de esos punchline que logró Trueno, el mejor quizás, fue armado con una estructura muy compleja que terminaba con una pausa al final que se estiraba con el flow, remarcado por el  uso de one-two, y que, para cerrar ligó la barra tres con la cuatro, prolongando ese juego musical y haciéndolo caer -recién- en la última barra:

—————Á

—————Á

—————-

—————Á

Dibujo de la  estructura del golpe de Trueno

 

“De la garganta/ se nota que hay mucho que a vos te falta/ o que tenías rimas pero que no son tanta/

cuidado con la cima te puede dar vértigo si está muy alta.”

Si bien no le alcanzó para dar vuelta la historia, le permitió llegar a una réplica, y con ésta, sumar al menos un punto. Luego se dio una doble réplica y se la terminó llevando Klan. La paradoja de este gallo sigue siendo que, a pesar de que está último en la tabla, su handicap sigue siendo alto y no parece coincidir con ese lugar.

Klan (der.) contra Trueno (izq.) PH: @FrancescoBlas

Papo vs Dtoke, el estratega.

Si bien sólo se trató de un freestyle; Dto no se presentó y el enfrentamiento se postergó, Papo no da -como dice el dicho- puntada sin hilo. En esta oportunidad tampoco fue la excepción y aprovechó para mostrar su condición de estratega: por un lado reafirmando su estilo, hablando de su postura “forrera” y fluyendo de este modo; por el otro, se permitió hablarles a quien lo habían acusado de haber tirado una escrita contra Cacha. También le mandó saludos a Dtoke suspendiendo cualquier tipo de ataque e improvisando en contra de las drogas, las adicciones y las conductas desleales en general. Con respecto a este último punto, en estos gesto se visualiza su postura napoleónica, pues, en la jornada anterior el tema de ser un ejemplo para los chicos  había sido uno de los grandes temas y ahora -otra vez Papo, ¿quién otro?- parece haberlo registrado y usado a su favor. Con respecto a la rima puesta en cuestión, me gustaría aclarar que no la considero una de este tipo. Mi argumento consiste en que es una rima basada en un procedimiento, la paranomasia (Tato-Tata, Pepe-Papo), y por lo tanto, aunque su efecto es contundente, surge como producto de la misma improvisación.

Misionero (izq.) abraza a Papo (der.) PH: @Ras.Isaac

 MKS vs Dani, el golpe del hacha sobre el árbol.

Esta fue otra de las grandes batallas de la noche. El principal motivo fue que MKS logró subir el nivel muy por encima de lo que lo venía haciendo.  Si bien el enfrentamiento fue parejo, tanto, que se llegó a una instancia de desempate; el primero consiguió golpear muy afortunadamente en una jornada, claro, en la que el punchline fue el protagonista. En este sentido, desarrolló un golpe que consigue coherencia a partir de repetirse una y otra vez. Si bien ya lo había intentado con éxito en otras fechas, en esta logró expresarse con mucha mayor nitidez. El ataque consiste en encontrar una debilidad del oponente y golpear sobre ese punto. Como si se tratara de un hacha que insiste en la huella del golpe anterior hasta derribar el árbol, MKS lo hace sobre la grieta del oponente. Así, aprovechó un hecho azaroso –Dani se había agachado mientras transcurría la batalla “a sangre”- y utilizó ese suceso como una imagen con la que armó cinco o seis punchline que terminaron con una ovación. Conectado con esto, el otro recurso fuerte fue su capacidad de respuesta que le permitió neutralizar los ataques de su oponente.  Del otro lado, Dani también logró brillar por muchos momentos y -al igual que en todo el torneo- a pesar de que no logra sumar puntos, sus intervenciones suelen ser de las más recordadas. Esta característica parece encontrar su explicación en el modo en que enfrenta sus batallas, alejado del pragmatismo y de la ley de ganar a toda costa; pues,  suele hacerlo apostando a lo que él llama un estilo real y que se traduce en un tipo de improvisación que se apoya en procedimientos complejos que si bien cuando llegan a destino suelen ser muy afortunados, no lo son, cuando se pierden en la misma propia deriva del flow. En lo personal, y más allá de no encajar en el sistema de puntos, creo que su estilo -que bien podríamos llamar artesanal- es uno de los protagonistas infaltables de la versión argentina. Un paso más allá, si hiciéramos una votación abierta en relación a lo que genera su estilo en los espectadores, supongo, no estaría -como está- en los últimos lugares de la tabla.

MKS (izq.) acotando a Dani (der.) PH: @FrancescoBlas

Wos vs Cacha, un nuevo puntero

A pesar de que las posiciones en la tabla parecen trazar una amplia distancia entre estos MC, y que Wos parece invencible (nunca perdió de manera directa, la vez que lo hizo fue después de una réplica);  la batalla tuvo algunos momentos en la que Cacha pudo contrarrestar y hasta imponerse desde la actitud. La batalla tuvo dos momentos de giro: el primero -que ya mencionamos- sucedió cuando Wos cuestionó el punchline elaborado a partir del comentario machista de pensar a Icardi como un roba mujeres. Si bien golpes de este tipo de corte siguen abundando en el ambiente, y quizás, hubiera pasado inadvertido, Wos supo responder de un modo que dejó a su oponente en un lugar incómodo. Para devolverle el favor, para responder a la acusación de hombre de las cavernas, Cacha recordó aquella historieta del aborto de la batalla exhibición de Papo y Wos. Este intento empeoró aún más la posición de Cacha, aquel golpe de Papo ya había sido cuestionado y sonaba aún peor ahora en la versión reciclada. Sin embargo, este punchline fallido pareció hacer enojar a Wos, tanto, que en la pruebas siguientes lo vimos -cosa que no suele hacer- responder de manera muy personal: opinando sobre su oponente como persona, criticando el estilo de rapear, incluso, haciendo gestos de desprecio. Esto se prolongó hasta el segundo giro: la batalla parecía seguir el rumbo del enojo de Wos pero Cacha reaccionó y la batalla cambió de rumbo: fue un minuto -que el Misionero hizo durar mucho más- de doble tempo, increíble, con variaciones y muy bien terminados. El problema de este recurso es, justamente, que si bien suele gustarle al público en tanto fluido, no suele ser una buena arma para golpear. En el caso de Cacha, utilizó un tipo de flow a doble marcha que terminaba con una estructura de pareado, de este modo, lograba generar -al mismo tiempo- la fascinación del doble tempo con el efecto punchline. Para lograrlo, este MC, suele acelera el tempo en las primeras barras, en el final de la tercera frena el ritmo, establece una rima, y sobre ésta, hace caer el golpe.

==============

==============

=========——-A

———————–A

= doble tempo

–  tempo normal

Este tipo de golpe que también suele usar Chuty es un arma muy efectiva cuando se utiliza oportunamente. En el caso del gallo de lobería ha sido el arma que le permitió diferenciarse del resto de los participantes y contrarrestar los ataques de sus oponentes. Cuando lo utiliza, su rap parece crecer exponencialmente, el domingo le permitió neutralizar un gran minuto de Wos, y dejó en el público -al menos en el cordobés que la pedía- una sensación de que una réplica no hubiera estado mal.

Wos (izq.) siendo congratulado por Misionero (centro) PH: Ras.Isaac

Epílogo: Los relojes de Dalí       

Uno de los aspectos relevantes de la noche fue la figura del Misionero dejando que el juego siga. En este sentido, en más de una oportunidad prolongó la batalla mucho más allá del tiempo de los relojes. Primero pasó con Stuart y Replik con los  cuales propuso que el enfrentamiento se reiniciará para terminar con un intercambio que había quedado trunco, después,  dejó correr a la batalla de Trueno y Klan fuera de tiempo durante varios cruces. Sin embargo, el caso más extremo fue en la batalla de Cacha y Wos: estaban en el segundo minuto de “a sangre” y el Misionero dejó seguir tres o cuatro entradas más de Wos, luego lo hizo también con las entradas de Cacha. Esos dos minutos -que en realidad duraron cuatro, una eternidad desde lo emocional- fueron, quizás, los mejores de toda la jornada.  Posiblemente, trato de entender al hoster, sintió que la batalla estaba en un buen momento y decidió que no era oportuno terminarla. Si bien esto parece un hecho colateral, sin importancia, el Misio pudo entender el deseo de los espectadores y lo puso en escena. No, no era el tiempo de terminar la batalla, no lo era porque el tiempo de los relojes es frío, matemático, pero el nuestro, el de los hombres, no lo es. Nuestro tiempo se parece más a los relojes de Dalí que a veces se estiran, se derriten,  se contraen. Estos hechos me parecen fundamentales cuando pensamos a la versión argentina porque  nuestra versión criolla es orgánica, es decir, se va adaptando a nuestro suelo mientras crece. Esta nota de color localista -que posiblemente no pasó, ni vaya a pasar en otra versión de FMS extranjera- se explica por la relación que tenemos los argentinos con las reglas que nunca, o casi, las  interpretamos al pie de la letra, siempre le buscamos la vuelta, lo intentamos de otro modo, y a veces, las mejoramos. Esto, justamente, es uno de los mejores rasgos de los gallos argentinos: la capacidad de inventar formas, golpes, flow y no -simplemente- limitarse a seguir un guion de reglas o rimas prefabricadas.

 

 

Datos

Infranich es Profesor en Letras. A partir de estas notas colaborará con Urban Roosters escribiendo y analizando sobre la FMS Argentina. En la actualidad tiene un canal de YouTube llamado “Escuela de Rap” en el cual analiza y teoriza distintos aspectos de la cultura Hip Hop. Su mirada tiene en cuenta aspectos técnicos (cómo rimar, cómo usar procedimientos), aspectos artísticos (cómo hacer una maqueta), incluso aspectos históricos (orígenes y evolución), musicales, sociales, literarios, etc. También dirige una editorial de poesía llamada Goles Rosas.

A %d blogueros les gusta esto: