The Urban Roosters
100% Freestyle Competiciones Cultura Hip Hop FMS Freestyle Noticias

#FMSCORRIENTES: CAMARÓN QUE SE DUERME

diciembre 13, 2019

author:

#FMSCORRIENTES: CAMARÓN QUE SE DUERME

En un campeonato tan apretado como el argentino, la octava fecha era una gran oportunidad y, como dijo el mismo Trueno en la presentación, citando a la sabiduría popular, “Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente”.

Si bien el juego de Mateo tenía que ver con hacer saltar al público local nombrando a su provincia, la frase pareció dar en el clavo. La fecha correntina era decisiva y algunos lo aprovecharon, y otros, la dejaron pasar.

Papo consiguió ganar y, con este triunfo, se posiciona muy cerca de salir campeón. Sin embargo, Klan lo acorraló en los últimos rounds, tanto, que si no hubiera sido por los puntos acumulados -el hándicap más alto del torneo- lo podría haber arrastrado a una réplica. Sin dudas estas son las virtudes, fortalezas y debilidades del marplatense, pues, posee un estilo muy pulido que le permite sumar en flow y skills; pero también, puede sufrir daños ante ataques directos, sobre todo al final donde el cansancio le puede jugar una mala pasada.

A pesar de esto y volviendo al tema anterior, si consigue un punto más, solo un punto más, le alcanzaría para campeonar, pues, quien le iguale en la tabla no podrá alcanzar al MC que más veces consiguió ser MVP en el torneo.

MKS fue otro de los que aprovechó la oportunidad ganando de manera directa a un Dtoke que si bien se mostró picante no pudo imponerse ante un Marcos que se encuentra muy afilado. Teniendo en cuenta que en la última fecha le toca con el primer descendido de la liga, Replik, MKS tiene algunas chances de campeonar. Dtoke, que se mantuvo en la punta durante casi todo el campeonato, quedó a tres de Papo y, por lo dicho de los puntos totales, ya no tiene posibilidades de campeonar, pues, si se dieran todas las combinaciones posibles favorables, igual, no podría superar al marplatense en el tablero global.

Cacha logró imponerse después de una réplica y es otro de los perseguidores directos, si bien, también depende de que el marplatense no sume puntos; si como titulamos, Papo no puede hacer pie en la corriente -o, siguiendo la adaptación argentina: si se duerme, va a haber varios esperando hacerlo cartera- el de Lobería podrá concretar su chance en un torneo más que aceptable que si bien en ninguna fecha no consiguió ganar de manera directa, tampoco, perdió por esta vía.

Más allá de todas las posibilidades marcadas, todas estas – a su vez- dependen del enfrentamiento pendiente entre Trueno y Klan. Esta disputa (suponemos, antes de la gran final) decidirá si el de la Boca llega con posibilidades, y estas, abrirán todo un abanico: si lo gana sumará 15 y enfrentará al puntero que tiene 17. Pero todavía falta para eso, lo cierto es que la suma de los puntos acumulados puede ser fundamental para definir al campeón.

Stuart se encuentra en el medio: sin posibilidades de campeonar pero tampoco de descender -sí, de conseguir un puesto para las internacionales que aún faltan disputar-; abajo, Klan (con un enfrentamiento menos), Nacho y Sub intentarán escapar de los descensos en una pelea muy cerrada. El mendocino deberá ganar y esperar; los porteños si ganan los dos saldrán del descenso directo pero Nacho deberá afrontar el play off. Las combinaciones pueden ser múltiples, los tres tienen enfrentamientos muy difíciles: Klan contra Dtoke, Nacho contra Cacha y Sub contra Stuart. Estos dos últimos le darán un condimento especial, porque los cruces finales se dan entre amigos y, la gloria de uno traerá la perdición del otro.

Interesantemente, como sucedió todo el año, la FMS Argentina es una máquina de emociones, un dispositivo narrativo que hace que las batallas de rap sean mucho más que eso: se enfrentan dos MCs pero no es una simple cuestión de nombres; en el fondo se debate otra cosa, ¿Quién ganará este debate? ¿Quiénes perderán? ¿Lo hará el mambo artístico y experiencia de Papo? ¿La garra de MKS? ¿El talento incomparable de Trueno? ¿La deportividad de Cacha?

Trueno vs Cacha: ser o parecer.

Esta batalla era decisiva para el final del campeonato. Cacha necesitaba ganar para mantenerse con posibilidades; Trueno, si ganaba de manera directa dependía solo de él para serlo; al perder, disminuyó sus posibilidades, no tanto por los puntos de la tabla -matemáticamente puede alcanzar al puntero- sino por los totales acumulados. A pesar de esto, si gana el enfrentamiento pendiente con Klan de manera directa, tendrá la chance de ser campeón (aunque dependerá de los puntos totales si se da un empate en la tabla). En este sentido, Papo fue el mejor en la suma de puntos planilla y, en este final tan apretado, puede llegar a ser la clave para consagrarse campeón. Más allá de estos pormenores futuros, la batalla fue muy interesante desde el inicio. El de la boca fluyó de manera impecable como la hace siempre -la perla fue cuando Zone hizo un corte imprevisto y Trueno lo entendió de inmediato-; por otro lado, buscó argumentar que su oponente no era un rapero real. Cacha se defendió bien y lo fue atacando desde esta posición de respuesta a una acusación que se repetía round tras round. En el fondo, la discusión suponía dos modelos muy distintos de hip hop: en el primero el rap es mucho más que batallas; en el segundo, en cambio, los enfrentamientos son un dispositivo deportivo donde los argumentos son simulados, meras palabras, destrezas verbales. El resultado fue una réplica, y en ésta, como dijimos, se impuso el de Lobería.

MKS vs Dtoke: cara a cara.

Luego de esta batalla, Dto, que había liderado la punta durante todo el torneo, no sólo la perdió sino que quedó sin chances para campeonar. Si bien puede llegar a sumar los mismos puntos que el puntero actual si Papo no gana contra Trueno, el promedio planilla del marplatense parece imposible de superar (casi 200 puntos de diferencia con el resto). MKS, que se había mantenido al acecho, al ganar de manera directa llega con muchas posibilidades de campeonar si el puntero no logra su objetivo. Si a esto le sumamos que la batalla es con el descendido Replik, el horizonte de posibilidades parece ser propicio. ¿Qué tiene que pasar? MKS tiene que ganar de manera directa y el marplatense tiene que perder por esta misma vía; a su vez, si gana Cacha, deberá superarlo en puntos totales (en la actualidad está un poco por encima). La receta del triunfo del sábado estuvo en su capacidad de responder los ataques brutales de un Dtoke que lo atacó desde el inicio. Si bien no le alcanzó, Dto tuvo un gran campeonato en el cual exprimió al máximo sus recursos logrando que sus adversario no consiguieran brillar. En este sentido, también contra MKS buscó eclipsarlo pero el de la paternal logró esquivar estos ataques y devolverlos de manera contundente. Un buen ejemplo de esto fue en los personajes contrapuestos donde Dto se ubicó como capitán y MKS logró ganarle la contienda ocupando el lugar del marinero rebelde que se revela contra la autoridad.

Stuart vs Nacho: afianzar o innovar.

Si bien terminó perdiendo de manera directa, el Nacho de la octava jornada fue un MCs ambicioso; no sólo intentó asechar al santafecino sino que también buscó incorporar nuevos elementos a su freestyle. En este sentido y, más allá de que se encuentra en la zona de descenso, Nacho mostró un crecimiento muy grande en el devenir de fechas. El sábado, incluso, se animó a jugar con la repetición de un sonido -al estilo Papo– en su minuto libre, y a probar diversos cambios de velocidades durante la batalla. Stuart, muy afianzado en su estilo logró defenderse y conectar alguno de sus característicos punchlines de potencia. Si pensamos el recorrido del santafecino debemos decir que es un MC que busca un tipo de golpe que sea propio y que esquiva las respuestas estándar; ésto, que al inicio del campeonato producía vaivenes, sobre este final de año parece estar mucho más afilado: no sólo logrando mejores punchs de aproximación sino multiplicando la fuerza de sus palabras letales. Si bien, las diferencias no parecieron tan grandes, el santafesino logró imponerse en los últimos rounds y esto le alcanzó para ganar de manera directa.

Replik vs Sub: el tiro del final.

Si bien va a depender de muchísimos resultados, el ganador de esta batalla se jugaba la posibilidad de tener una última oportunidad. En este sentido y, si bien no fue una batalla lúcida de ninguno de los dos, el resultado terminó descendiendo a Replik, y dejando con posibilidades al Mendocino. Si nos centramos en la batalla, algo llamativo es que Replik fue el único de la liga que no elaboró su ataque contra el padre policía de Sub. Por lo demás, el porteño siguió su búsqueda más artística que deportiva, y esto, justamente, fue la explicación de su derrota.

Papo vs Klan: cocodrilo que se duerme.

Esta batalla contiene en pequeñas dosis una explicación global del campeonato; es decir, lo que sucedió en esta batalla puede llegar a ilustrar toda la liga de principio al posible final. Digo esto porque, muy acertadamente, los puntos globales, esos que fueron sumando jornada tras jornada van a ser -o son al menos en la previa- decisivos para determinar el campeón. En este sentido, la batalla tuvo dos momentos muy distintos: el primero favoreció muy fuertemente al marplatense que se lució durante las primeras pruebas, incluso, hasta en el primer minuto a sangre en el cual volvió a repetir su performance de flow, skills y bailecito. Luego, rotundamente, Klan rechazó este modo de combatir y empezó a acorralarlo con argumentos directos y efectivos. Como el mismo Papo me dijo, si era otra competencia, quizás era réplica, porque sobre el final el porteño se ganó al público. Sin embargo, esto es FMS y la planilla supone un itinerario que amortigua arranques repentinos y, el ganador, debe sostener un rendimiento parejo durante toda la batalla. Si bien estos bamboleos de nivel fueron una marca repetida de la liga; pues, muchísimas veces se daba estos cambios de aire entre las primeras pruebas y la parte libre; Papo lo logró contra Klan y, si suma un punto más en la tabla, hacer valer este trabajo de hormiga ganado a partir de sumar puntos barra a barra. Klan por su parte, si bien tiene un enfrentamiento pendiente, se encuentra en la zona de peligro.

Epílogo: Caín y Abel.

Como mencionamos en el inicio de esta nota, la liga criolla se niega a ser simples enfrentamientos de freestyle. El mecanismo argentino supone un debate constante entre ideas y conceptos que hacen, justamente, que las batallas se den en varios planos. Así, por ejemplo, ante el estilo florido de skills de Papo; Klan, sobre el final, contrapuso argumentos mucho más humanos que, si bien no le alcanzaron para revertir la tendencia, dejaron un sabor a respeto para quienes vivimos ese enfrentamiento. Entre todos estos relatos, la última fecha nos reserva un clímax especial, pues, en dos batallas se dará el enfrentamiento entre dos amigos. Y no sólo esto, sino que en ambas situaciones la gloria de uno supone la perdición del otro. Cacha puede salir campeón si se dan una serie de resultados pero el primero es ganarle a su amigo Nacho que, con esta derrota, entraría en la zona de descenso o, al menos de play off; Stuart, por su parte, tiene la posibilidad de clasificar a la internacional -terreno que le es muy propicio como demostró este año- pero su íntimo Sub ya no puede perder ni un punto más, ni siquiera uno. Me pregunto: ¿qué debe hacer un verdadero amigo? ¿debe darle la mano al hermano, o no, debe dar lo mejor de sí en pos de la amistad? Uno de los aspectos más valorados de la escena es cuando los MCs se abrazan luego de la batalla: se apagan las luces del escenario y las personas vuelven a ser colegas y, lo que eran insultos, ahora es respeto. A pesar de esto, creo, la dimensión emocional de estos cruces le darán un tinte dramático, si estuviéramos en la piel de los protagonistas ¿qué haríamos? ¿Cumpliríamos el papel de Caín o el de Abel? Aquella historia bíblica no es un simple cuento para entretener sino que pretende elaborar una moral en la cual lo colectivo (la familia) está por lo individual (la envidia). No deja de asombrarme como las palabras pueden ser mucho más que palabras. Esto, claramente, es la receta de la FMS local: batallar como si la cosa no empezara, y menos, terminara en el escenario; discutir apasionadamente: rapear con hambre, con sed, rapear para salvar la noche, para hacer mejor la vida. En definitiva, batallar como si fuera un medio para otra cosa, y no, un fin en sí mismo.

 

Datos

Infranich es Profesor en Letras. Juez y cronista de la FMS Argentina. En la actualidad tiene un canal de YouTube llamado “Escuela de Rap” en el cual analiza y teoriza distintos aspectos de la cultura Hip Hop. Su mirada tiene en cuenta aspectos técnicos (cómo rimar, cómo usar procedimientos), aspectos artísticos (cómo hacer una maqueta), incluso aspectos históricos (orígenes y evolución), musicales, sociales, literarios, etc. También dirige una editorial de poesía llamada Goles Rosas.

A %d blogueros les gusta esto: