The Urban Roosters
100% Freestyle Competiciones Cultura Hip Hop FMS Freestyle Noticias

#FMSTUCUMÁN: LA PARADOJA DEL TALENTO

junio 27, 2019

#FMSTUCUMÁN: LA PARADOJA DEL TALENTO

Por Infranich

Una de las cosas más increíbles de ser juez de la FMS es que por ser marplatense me toca viajar con Papo, y mientras viajamos, hablamos de hip hop, de rap, de batallas, de freestylers, y así, en charlas infinitas. Papo, más allá de ser uno de los más grandes referentes de la historia del freestyle argentino, tiene una gran capacidad para pensar el devenir de la disciplina. Entonces, mientras viajamos intercambiamos puntos de vistas y, asombrosamente, nos mostramos las cartas con las que pensamos cada una de las cosas. A veces ganar -me dijo un día- es como desactivar una bomba, “si tocas el cable incorrecto, perdés”. Esta metáfora es perfecta para pensar el aspecto estratégico: Porque, si cortás el cable adecuado “desarmas al otro, le comés la cabeza” sino estallás por más que seas mejor que el otro. Este concepto que Papo llama “Mindfuck” significa hacer algo que desestabilice la mente del adversario; y esto -justamente- parece estar haciendo bien Dtoke: cortar el cable correcto en el momento correcto.

Cuando bajo del avión, sigo pensando y tengo la sensación que está tercera fecha fue la mejor de esta temporada: no sólo tuvimos buenas batallas sino que todos los participantes parecen haber subido su nivel. Si en la fecha pasada la paridad parecía un retroceso en relación al año pasado; luego de ésta, parece un gran incentivo para un torneo que promete una lucha abierta, donde nada está dicho de antemano y en la que la igualdad promete grandes emociones. Si en otras versiones de la liga uno puede predecir con cierto grado de efectividad el resultado de las batallas, la segunda temporada parece signada por lo impredecible: Dtoke volvió a ganarle a un favorito y quedó puntero; Nacho -que parecía hundido luego de la exhibición con Zaina– renació y venció a Trueno, el más técnico de la liga; Papo, obtuvo el mejor puntaje de planilla luego de las dudas de la primera jornada; y Klan, el único que había conseguido dos victorias, perdió el invicto luego de una réplica.

Cabe preguntarnos si esta tendencia de que cualquiera le puede ganar a cualquiera: ¿Seguirá como ley todo la temporada o solo se trata de este inicio? ¿Qué pasará con Dtoke ahora que es él el favorito? En la primera le ganó a Papo: el candidato por jerarquía; en la segunda a Trueno: el de mejores condiciones en relación a la planilla; y en esta tercera, a Sub: la revelación del inicio. Más allá de estas preguntas generales, la pregunta en singular es indagar cómo logró vencer a estas tres figuras que per sé parecían estar en mejores condiciones que él. Si bien puede haber muchas respuestas –Dto tiene una larga trayectoria de hazañas- lo estratégico parece ser la clave para entender estas tres victorias (dos con réplicas) que le permitieron alcanzar la punta.

En este sentido, Dtoke parece vencer a partir de evitar que su adversario gane o, dicho de otro modo, consigue -como dije- tocar el cable correcto. Para hacerlo, suele embarrar la cancha para que las virtudes de sus adversarios no incidan en el resultado y, una vez que consigue llevar la batalla a su terreno, las remata a puro golpe directo. Este parece ser el secreto de un Dto que encontró un modo de sumar puntos en un torneo que en principio no lo favorece. Pues, si el torneo privilegia no sólo el “qué se dice” sino también el “cómo se dice”, Dtoke consiguió que los adversario se olviden de esta ventaja y sacó provecho de esta jugada táctica.

El caso opuesto al puntero es la situación de Trueno, pues, si -como lo dije mil veces- es el competidor más favorecido por el formato que busca un MC modelo que no sólo pueda golpear sino fluir de manera técnica, no logra plasmarlo en resultados netos. Esta paradoja que sigue a Trueno desde la temporada pasada es un gran misterio y pone en cuestión la dinámica general de la liga, pues: ¿Cómo puede suceder? ¿Cómo puede ser posible que el que mejores armas tiene no logre ganar? la metáfora de la bomba de tiempo -que mencioné en el primer párrafo- diría que corta el cable incorrecto y hace que sus adversario saquen lo mejor de sí. En este sentido, Nacho logró vencerlo en Tucumán a partir de maximizar sus recursos que, si bien parecen menores, terminaron dándole una victoria fundamental para ponerse a tono en un campeonato que había empezado con el pie izquierdo.

Por último, la victoria de Papo también fue una gran novedad, no porque no lo esperábamos de él, sino porque no lo veíamos desde la primera fecha y, esta circunstancia, lo mantenían en la parte de abajo de la tabla. Luego del sábado -y teniendo en cuenta que le falta un enfrentamiento- parece recuperar su lugar de peso pesado para la lucha de arriba. Sea como sea, y más allá de este último hecho, el campeonato de este año parece ser una gran incógnita: un campeonato en el cual nada parece estar escrito de antemano y, hasta el mínimo detalle, va a ser fundamental para lograr consagrarse campeón del torneo. ¿Quién lo logrará? El año pasado lo sabíamos desde la primera fecha en la cual Wos y el marplatense marcaban una diferencia; ¿Dtoke podrá imponerse a pura estrategia? Si bien a veces necesita de las réplicas como aliadas, hasta ahora le ha resultado; o no, Ahora que es candidato ¿terminará la racha? Si tenemos en cuenta el final del campeonato, lleva cinco batallas sin perder.

DTOKE vs SUB: más vale maña que fuerza.

Por tercera vez consecutiva, Dtoke logró derrotar a sus adversarios -como anticipamos en la introducción de esta nota- llevándolos a su propio terreno: el del hardcore, el del golpe directo. Esta estrategia de embarrar la planilla del otro le permite cambiar las reglas del juego: si la planilla busca ir más allá del punchline, Dto logra imponerlo como criterio. En este sentido, desde el minuto cero, acorraló a Sub atacando a su talón de Aquiles e insistiendo sobre la figura de su padre policía. Si bien el mendocino pudo esquivar parte de los golpes, no pudo salir de la lógica en la que lo habían metido. Si Sub suele buscar un equilibrio entre lo que dice y cómo lo dice, agregando arreglos de doble tempo y respuestas templadas (más bien ingeniosas que directas), el sábado buscó duplicar la actitud hardcore de su adversario y perdió parte de su gran virtud: la estabilidad. En este sentido, la batalla se caracterizó por ser un enfrentamiento trabado en la que la puesta en escena se volvía mucho más importante que lo que se decía con las palabras. Un paso más allá, si bien Dtoke siguió esta línea de anular al rival como estrategia, sobre el final, en los minutos A sangre y Deluxe, logró imponerse y brillar más allá de esta lógica: primero, conectando un ataque muy flexible en el cual los punchline parecían mucho más fuertes de lo que eran, y luego, en el a capella confirmando su supremacía anulando uno a uno los intentos de Sub que no lograba cortar los cables correctos para desactivar la bomba argumental que le había propuesto su adversario.

PAPO vs REPLIK: el mejor ataque es una buena defensa.

Este triunfo de Papo de manera directa tiene una historia oculta muy interesante, es la vuelta del estilo forrero luego de varias batallas en las que Papo no lo utilizó de manera acertada. Esta historia se remonta justamente a la fecha siete de la temporada pasada en Mar del Plata en la cual perdió contra el mismo oponente. En aquella oportunidad, Replik logró ganarle a un Papo que intentó intimidarlo de manera directa. Esa derrota trajo una serie de dudas en el estilo de Papo que se manifestaron en la final contra Wos y en la primera fecha contra Dtoke. Pero ¿En qué consiste el estilo forrero? Supone un salirse de la disputa directa y el ponerse en otro plano en el cual lo técnico ocupa un lugar de gran importancia. En esta dirección, es efectivo porque suma puntos en la planilla a partir de que ponen de manifiesto toda la riqueza de skills del marplatense, pero también, porque se vuelve en un modo de desactivar los ataques que recibe de su adversario. En este sentido, el fraseo forrero se vuelve risa, y con ésta, no sólo se burla de sus adversario sino que también desarticula sus ataques. El sábado pasado lo vimos centrándose en su propio estilo e ignorando a su adversario, tanto, que su rival no encontraba grietas por donde filtrar sus ataques. La frase técnica “el mejor ataque es una buena defensa” resonó durante todos los round y, sobre el final, se convirtió en la armadura perfecta para la vuelta al triunfo. Por el lado de Replik, algo a destacar fue lo bien que sobrellevó la temática “artista”. En esta parte del enfrentamiento, el porteño no sólo cumplió con una simple consigna sino que también pareció hablar de sí mismo y de su propia búsqueda: el artista es el que logra captar esa chispa de genialidad y pasar a otro plano, eso dijo, en los cuatro compases y pareció retratarse, porque Replik es un MC más artístico que deportivo.

NACHO vs TRUENO: la estrategia del caracol.

Esta batalla nos mostró, por primera vez, a un Nacho más parecido a lo que esperábamos de él: un freestyler constante y regular. Si en la primera fecha había dejado algunas dudas, si la exhibición con Zaina las había duplicado; el enfrentamiento con Trueno fue contundente: no sólo lo atacó del minuto cero hasta el minuto final, sino que cuando tuvo inconvenientes -otra vez tuvo problemas con la voz como lo había tenido en la primera fecha- los resolvió con paciencia y sin desesperarse. Trueno, una vez más, brilló como suele hacerlo, pero como también suele suceder, tampoco pudo vencer a su oponente. La maldición técnica ya es una constante de este MC, pues, suele ser el mejor competidor en la planilla, el más capacitado para cumplir con sus requisitos: para fluir con estilo y para hacer técnicas pero termina perdiendo los enfrentamientos. Sus adversarios crecen en puntos cuando se enfrentan con él y suelen superarlo en el tramo final (antes o después de una réplica). A pesar de esto, de este modo de enfrentar las batallas no es efectivo, jornada tras jornada nos deja momentos increíbles que luego se reproducen una y otra vez en los resúmenes. En el caso de Tucumán, su minuto de ataque a doble tempo es toda una obra de arte: fluidez, cambio de ritmos, de tonos, de matices; para luego, cambiar el tempo, y cerrar con punchline. Increíble, tanto, que su actuación de este año nos recuerda a la de Dani del año pasado, otro competidor que lograba lo mejores momentos pero que tampoco lograba materializar todo su potencial en resultados. Quizás arte y batalla sean cosas distintas, quizás sean dos lógicas inconciliables, lo cierto es que todo el talento de Trueno no pudo vencer a la estrategia del caracol; es decir, la de un MC como Nacho que no se distrajo ni un momento. O casi, porque luego de ese minuto increíble de Trueno, intentó devolver toda esa destreza y -como dijimos- tuvo el problema con la voz. La buena noticia para él, fue que pudo reponerse y, en su minuto de ataque, volvió a la carga.

STUART vs. KLAN: real o material.

Fue una batalla muy pareja en los puntos pero conseguidos de distintos modos. Stuart avanzó de manera regular y fue sumando de este modo. Al igual que en la jornada pasada se llevó los puntos luego de la réplica; a diferencia de aquella, logró un rendimiento más constante. Klan fue más irregular que el santafesino y sumaba por destellos. En este sentido, la puesta en escena y la creatividad suelen ser -y fueron también este sábado- sus armas más potentes. En un momento de la improvisación, Stuart lo acusa de rapear por dinero y Klan hizo algo inesperado: se sacó el reloj, anunció que valía ocho mil, y luego lo tiró al público. “No me importa lo material”, dijo, marcando una distancia muy distante entre el hip hop y el dinero. Una postura que suele sostener con el nombre de “rap real” y que implica un modo no sólo de pensar las batallas sino también la vida en general. Este tipo de gestos son claves en el estilo de un Klan que busca algo más que ganar un enfrentamiento, algo relacionado con lo “auténtico” en tanto fondo que hace de las batallas algo más que un entretenimiento pasajero. Más allá de las contradicciones -se está en el show, se está en confrontación directa a un oponente, hay un resultado- lo interesante es que varios freestylers de la FMS Argentina (sobre todo Replik, Trueno y MKS) persiguen este tipo de desafío que parece no conformarse con una lectura lineal de las batallas. Por otro lado, una postura opuesta, supone pensar estos cruces como simple deporte y, por lo tanto, más ajustados a los resultados y a la profesionalización. Stuart suele buscar un equilibrio entre estas posturas, esto le permite ser regular, y a su vez, buscar golpes más ambiciosos. El resultado fue réplica y, finalmente, se la llevó el nativo de Coronda.

CACHA vs MKS: el burlador burlado.

La última batalla fue un gran enfrentamiento y se definió a favor de Cacha después de la réplica. Si bien el fallo fue dividido -tanto en las pruebas, como en el desempate- en lo personal lo vi mejor al de Lobería. A diferencia de las primeras jornadas en las que solía empezar bien e ir perdiendo efectividad, en Tucumán pudo mantener la efectividad hasta el final. Un argumento interesante que utilizó para mantener su supremacía consistió en acusar a MKS de traer escritas. Sorprendió porque -siguiendo el debate entre reales y deportistas- Marcos se suele posicionar como real y, en este contexto, este tipo de rimas es considerada una prueba de no serlo. Corrían las primeras pruebas y MKS lanzó un ataque directo por fuera de las temáticas, y entonces sucedió: Cacha se lo dijo y pareció robarle el argumento. ¿Quién es más real? ¿Cómo un real dice algo por fuera de los personajes? Luego el debate siguió y el de Lobería se mantuvo en esa misma posición, tanto, que mantuvo la línea argumental cuando el enfrentamiento se volvió libre. Por el lado de MKS, tuvo buenas y malas pero de forma más irregular que el primero. Si bien su estilo suele tener altibajos, la presión de Cacha le impidió que dominará la discusión cuando se pasó al último tramo. Esto fue llamativo, porque el porteño suele crecer en estas partes y, el sábado, no pudo hacerlo del todo. La novedad de Cacha es que se metió en la lógica de su adversario y se la robó; o, dicho de otro modo, le sacó el argumento de la boca y lo usó en su contra.

Epílogo: El arte del engaño.

Trueno representa la “paradoja del talento”, un fenómeno en donde parece romperse el principio de casualidad, porque ¿Cómo puede no ganar el que tiene mejores condiciones? ¿El de mayor talento? ¿El que posee más recursos y variedad? Las conjeturas son todo un gran interrogante que desde el año pasado intentamos responder no sólo con Trueno sino también con Dani. Sun Tzu en su libro “El arte de la guerra” asegura que para vencer es necesario tanto conocer las limitaciones propias como los defectos del adversario. Un paso más allá, la inteligencia estratégica permite -los griegos son el ejemplo vencido a los Persas que lo multiplicaban en fuerzas- derrotar a enemigos más poderosas en recursos. Este libro considera que para vencer en la guerra no sólo hay que basarse en las cualidades propias sino también conocer al adversario. Conocer al otro es tan -o más- importante que la confianza propia. Para Sun Tzu, entonces, el verdadero arte de la guerra consiste en ser “el arte del engaño”, pues, la idea fundamental es que el otro entre en nuestro juego, que se vuelva predecible, que haga lo que nosotros queremos o, usando la metáfora de Papo -que mencionamos al principio- que corte los cables incorrectos. Terminada la tercera fecha, en un torneo muy igualado en nivel, esta dimensión estrategia parece clave para sacar la diferencia. En este sentido; Dtoke, a pesar de competir con menos recursos que otros, logra que sus rivales corten los cables equivocados; y otros, el caso Trueno pero también de Replik, a pesar de ser competidores con mayores riquezas técnicas, no logran materializar esa ventaja. Este factor estratégico es el único modo de explicar la paradoja del talento, pues, el talento es individual y se cierra en sí mismo; la estrategia siempre supone esta doble dirección: el conocimiento del límite propio -cosas que los gallos diestros desconocen porque siempre intentan superar- y las debilidades del enemigo. En este marco conceptual ser invencible -esto parece saber Dtoke– es una cuestión de defensa, de disimular las debilidades; la vulnerabilidad -esto también lo sabe- una cuestión de ataque, porque hacerlo es saber a dónde dirigir nuestra fuerza.

Datos

Infranich es Profesor en Letras. Juez de FMS Argentina y cronista de Urban Roosters. En la actualidad tiene un canal de YouTube llamado “Escuela de Rap” en el cual analiza y teoriza distintos aspectos de la cultura Hip Hop. Su mirada tiene en cuenta aspectos técnicos (cómo rimar, cómo usar procedimientos), aspectos artísticos (cómo hacer una maqueta), incluso aspectos históricos (orígenes y evolución), musicales, sociales, literarios, etc. También dirige una editorial de poesía llamada Goles Rosas.

A %d blogueros les gusta esto: