The Urban Roosters
Cultura Hip Hop Freestyle Noticias

SOBRE EL FREESTYLE, LA FICCIÓN Y LA REALIDAD

junio 15, 2020

author:

SOBRE EL FREESTYLE, LA FICCIÓN Y LA REALIDAD

La moneda está en el aire. El 2016 fue el año quiebre para El Quinto Escalón, que en junio llegó a tener 800 espectadores, cuadruplicando el número reunido en su primer “Cuadrilatero” y obligando de esta manera a la organización a pasarse al Anfiteatro. De repente, los 800 ya eran 1500 y el culto al free se masificaba, sumando adeptos de manera exponencial.

Fast-forward al presente. La FMS está en cuatro países. En Argentina, recorre el país de norte a sur y la mayoría de sus fechas terminan en sold out. La masificación del rap, sea improvisado o escrito, deja a la posición de contracultura del hip hop en jaque: ¿qué pasa si llega al mainstream un movimiento creado por marginados que aborrece el sistema actual?

Hoy, los niños de todas las clases sociales conversan sobre las batallas como hace 20 años se hablaba del último capítulo de Dragon Ball. Lo que antes era para un nicho ahora es levantado por cientos de medios, visto en YouTube por miles de personas, y consumido por millones de adolescentes. Inconsciente o conscientemente, ven a los raperos como ejemplos a seguir mientras forman su personalidad, desde la forma de hablar o vestirse hasta el contenido lírico volcado en las competencias.

Trueno vs. Papo – Temporada 2019. PH: @trigogerardi

Lo que se dice en la batalla, queda en la batalla. Esto lo sabemos todos. Después de los insultos, se chocan las manos y no hay asperezas debajo de la tarima, porque la cultura demanda el respeto entre los individuos. Se improvisa a contra-reloj y el objetivo es atacar al oponente. Las frases salen de tu subconsciente explotando los puntos débiles que creés que tu rival tiene.

Exceptuando formatos o temáticas específicas donde los competidores deben encarnar un personaje, el MC es su propio intérprete, y seguramente las ideas que primero se le vengan a la hora de rapear sean las que predica. Por supuesto que al tener que hilar conceptos y rimas en segundos cabe la posibilidad de encontrarse con la parte de uno mismo que no le gusta y hasta querer arrepentirse de un punchline, pero difícilmente un freestyler defienda a rajatabla (y en todo el round) pensamientos con los que no concuerda.

La comparación con el cine es habitual: en las películas, los actores representan a asesinos, pederastas o violadores, pero todos entendemos que están haciendo un personaje. Un personaje que es un granito de arena en una historia previamente escrita y estructurada que sirve para plasmar la visión del director sobre algún aspecto del mundo. En el free cada participante es su propia película, desde el guión hasta los efectos especiales.

La moneda está en el aire. En un futuro, ya sabremos de qué lado va a haber caído. Por ahora, en las rimas ya aprendimos a celebrar tecnics y calambures, no solo acotes. En la vida, seguimos en un constante cambio de paradigma y de reeducación de conceptos que erróneamente creíamos innatos. Habrá que ver si como comunidad decidimos aislar estos hechos y pensarlos como independientes o finalmente darnos cuenta del valor que tienen las palabras.

Artículo redactado por Manuel Latorre.

A %d blogueros les gusta esto: